Piercings en la boca

Los piercings orales son un elemento decorativo corporal de origen metálico que se colocan perforando
tejido muscular en la lengua, encías, los labios o los carrillos. Esta práctica puede comportar algunos
riesgos que es bueno que conozcas antes de tomar la decisión de ponerte uno.

Potenciador de infecciones
El principal riesgo es que pueden favorecer la aparición de infecciones bucales. La boca, además, es una
zona que no favorece la cicatrización. Además, un piercing en la boca puede ocasionar traumatismos en los
dientes que dañen el esmalte favoreciendo la actuación de la caries y potenciando problemas como la
gingivitis e incluso la pérdida de piezas dentales.

El momento de la perforación
El momento de la perforación conlleva algunos riesgos. Si la perforación se hace en la lengua se debe
tener mucho cuidado con afectar a los nervios, las glándulas salivales y el músculo. Un error o una
negligencia puede ocasionar desde la pérdida del gusto, hasta la pérdida de movilidad. En los labios puede
suceder exactamente lo mismo.

En todo caso, si deseas ponerte un piercing en la boca, es muy importante que acudas a un profesional
cualificado que te ofrezca las máximas garantías higiénicas y de práctica clínica. En nuestra Clínica
Rodolfo Pita te ofrecemos un servicio de revisión y previsión para la colocación de piercings.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*