La saliva y sequedad bucal

Aunque no lo creamos la saliva juega un papel fundamental en nuestra salud bucodental. Tanto que la escasez del liquido elemento puede acelerar la creación de placa bacteriana pudiendo llegar a provocar caries, infecciones en encías, mucositis e incluso gingivitis o hipersensibilidad dental.

Por este motivo, en muchas ocasiones hemos oído que masticar chicle sin azúcar previene la caries ya que favorece la producción de saliva la cual por sí misma actúa de escudo frente a algunas enfermedades bucodentales.
Realmente los expertos alertan desde hace años de la necesidad de beber una cantidad suficiente de agua, como por ejemplo dos litros al día, para mantener la boca hidratada.

Las glándulas salivales producen entre 1 y 2 litros de saliva al día, siendo el protector natural de nuestros dientes y el más eficaz. El 99% de la misma es agua, pero un 1% sirve para revelar hábitos y patologías. La clave son los iones de calcio y fosforo que la componen y le proporcionan ese efecto reparador frente a bacterias y ácidos.

Es importante recordar que deben tener cuidado con la deshidratación especialmente las personas mayores, los niños y los enfermos, haciendo énfasis en época de calor, por la salud general y la bucodental en concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*