La importancia del uso de limpiadores interdentales

Una gran mayoría está acostumbrada a la exclusividad del uso del cepillo de dientes para mantener nuestra boca limpia y sana cada día. Sin embargo, estos no son suficientes para una higiene completa, ya que muchos de ellos no llegan a todas las zonas de la boca y, normalmente, la placa y los restos se mantienen entre los dientes y encías, promoviendo la formación de caries y la aparición del mal aliento.

Para evitar que esto pase, queremos recomendaros un limpiador interdental como el hilo dental o los cepillos interproximales. ¿Necesitas saber cómo se utilizan para mantener una buena higiene en tu boca? Te lo mostramos.

  • Hilo dental: Hay que prestar atención a la cantidad de hilo dental que usamos, ya que un hilo muy largo nos dificulta el acceso a algunas zonas y es más difícil de introducir entre los dientes, llegando incluso a dañar la encía. Lo mejor es utilizar unos 30 cm y enrollarlo en el dedo corazón de ambas manos, así podremos hacer uso del índice y el pulgar para facilitar su fricción.
  • Cepillo interproximal: Aquí también dependeremos del tamaño. Para la parte anterior de la mandíbula lo introducimos recto y suavemente iremos sacando y metiendo varias veces el cepillo. Para los dientes posteriores, doblaremos el alambre ligeramente para tener mayor soltura al realizar la suave fricción antes descrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*