Empastes dentales: Todo sobre el tratamiento

Un empaste dental o un tratamiento de obturación se realiza con el fin de eliminar la caries de un diente o una muela. Empastar consiste en limpiar la cavidad con material dañado y rellenarlo con otro especial para evitar que esto se siga extendiendo y afectando al diente hasta causar su pérdida. El tratamiento suele durar una media hora, ya que se trata de una intervención simple y rápida, y el paciente podrá hacer vida con normalidad en cuanto a alimentación e higiene tras su paso por el dentista.

¿Qué pasos debemos seguir para realizar un empaste?

Lo primero que debemos hacer es localizar el foco de la caries para limpiar la zona de cualquier resto, para ello utilizaremos un torno. Después taparemos la cavidad con el material seleccionado y aplicamos un adhesivo para dejar el empaste bien cubierto. Tendremos que secarlo con una lámpara LED. Una vez restaurada la pieza dental, la pulimos y realizamos las pruebas correspondientes de mordida.

¿Qué tipo de empaste podemos encontrar?

  1. Amalgamas de plata: Actualmente no se utilizan casi. Es el empaste que se solía utilizar en el pasado. Hoy por hoy es muy visible y queda peor estéticamente.
  2. Composite: Aportan una estética muy natural dado que son del mismo color que los dientes.
  3. Cerámica: Son de mayor calidad: más duraderos, fuertes y resistentes a las manchas.
  4. De lonómetro vítreo: Se utiliza en pacientes con cavidades muy grandes o en infantiles con dientes de leche.

Debemos tener en cuenta que para la realización del empaste utilizaremos anestesia local, por lo tanto es probable que el paciente lleve la zona adormecida incluso al salir del tratamiento. También es importante recordar que no es recomendable comer, beber ni fumar justo después de la intervención para una mayor seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*