El verano y el dentista

Pese a que exista una visión, parece que extendida, que el verano y el dentista son ‘enemigos naturales’ es algo que, evidentemente, no tiene ningún tipo de base. La época estival es, de hecho, una muy buena época para acudir al dentista y disfrutar de un servicio de calidad con ciertas ventajas respecto a otras épocas, aunque también algún inconveniente. Desde Clínica Rodolfo Pita te lo contamos.

Para empezar, los meses de calor no están contraindicados para los tratamientos dentales, aunque muchos de los pacientes prefieren esperar a septiembre u octubre, debido a que las clínicas suelen tener más demanda en estos meses posteriores a las vacaciones. Lo indicado es acudir al dentista en el momento en el que nos toque por revisión y lo necesitemos porque sea lo adecuado para nuestra salud dental, coincida o no con las vacaciones. Y cabe destacar que esta visión del dentista y el verano hace liberar ligeramente la agenda, teniendo más disponibilidad a la hora de elegir día en nuestro dentista.

Es cierto, que, a la hora de cuadrar, en esa época los niños no van a la escuela, pero también nosotros podemos disponer de más tiempo libre de cara a iniciar un tratamiento y realizar aquellos que quedaron atrás. Aunque pueda no venir bien, dado que queremos disfrutar al máximo de nuestro tiempo libre.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que en verano se fomentan algunos problemas dentales, pues descuidamos nuestra salud dental en estas fechas, así como nuestra rutina de higiene dental, lo que puede traer más de un inconveniente.

¿Y tú? ¿Vas al dentista en verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*