El frío y tu dentadura

Como ya hemos experimentado, la sensibilidad dental se produce cuando la dentina, protegida por la encía y el esmalte dental, pierde su protección natural quedando al descubierto de los estímulos externos capaces de alcanzar las terminaciones nerviosas.

Con la llegada de las bajas temperaturas la sensibilidad se incrementa y puede derivar en otras patologías como caries y problemas de encías, si bien debemos advertir que se puede prevenir mediante una correcta higiene bucal y algunos consejos que os vamos a dar:

Utiliza una pasta de dientes específica para la sensibilidad de los dientes disminuyendo la misma y reparando y protegiendo las zonas mas delicadas de la dentadura. Evita que sean pastas con componentes abrasivos para el blanqueamiento.

Elige un cepillo que no tenga las cerdas demasiado duras ya que eso deriva en un cepillado agresivo que daña el esmalte. Complementarlo con el hilo dental también es muy importante.

Una buena alimentación y evitar contrastes bruscos en las comidas de alimentos muy fríos a calientes también es importante.

Y recuerda, en momentos de temperaturas bajas es muy importante respirar correctamente por la nariz y no la boca, la cual se debe proteger en días de temperaturas extremas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*