Cuida tu cepillo de dientes

Sin duda el lavado de los dientes es muy importante, pero la cosa no debe quedar ahí. Dedicar unos minutos a esta tarea no es lo único que debemos realizar para garantizar la higiene de boca y dentadura ya que debemos cuidar y mantener limpio de gérmenes y bacterias nuestro cepillo de dientes.

En la búsqueda de ese mantenimiento vamos a dar una serie de consejos para hacer más fácil dicha tarea:

Cambio cada tres meses. Las cerdas se van desgastando con el uso del cepillo por lo que renovarlo cada tres o cuatro meses es la mejor opción. También después de haber pasado un proceso vírico ya que puede contener bacterias.

Sitios cerrados. No es recomendable almacenar los cepillos o guardarlos en lugares cerrados ya que con la humedad es más probable que aparezcan microorganismos. Guardarlos en su espacio y con aire fluyendo.

No compartirlo. Aunque parece obvio, nunca se debe compartir el cepillo de dientes ya que se podrían intercambiar fluidos corporales y microorganismos entre usuarios incrementando el riesgo de infección.

Aclararlo. Después de utilizarlo debemos aclararlo y sacudir el exceso de agua asegurándonos que no queda un solo resto de pasta de dientes o comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*