Un correcto cepillado de dientes

Estamos ante un proceso esencial para contribuir al mantenimiento de una buena salud bucodental.

Es importante que realicemos un cepillado después de cada comida, con un mínimo de tres veces al día. Este proceso elimina los restos de alimentos y la placa bacteriana evitando que el sarro se acumule, así como el resto de alimentos en las caras externas, internas y de masticación que pueden llegar a afectar las estructuras dentales.

En la técnica de cepillado se aconseja seguir siempre el mismo proceso para llegar a todas las zonas.

Primero debemos colocar el cabezal del cepillo en posición horizontal sobre la encía superior con una inclinación de 45 grados sobre el plano dental.

Iniciamos el cepillado con movimientos verticales de arriba abajo y viceversa, cubriendo la encía, el diente y su unión. No debemos olvidar repetir el proceso en la parte interior de los dientes. Los movimientos deben ser suaves pero firmes, desde la encía hasta el diente.
Continuamos del mismo modo diente tras diente así con todos los segmentos de la dentadura.

La parte superior de las piezas dentales es la de masticación, por ello ahí debemos realizar el cepillado en sentido horizontal y con movimientos cortos.

Pasados al menos tres minutos de cepillado, limpiaremos la lengua de delante hacia atrás varias veces y realizaremos un enjuague suave para eliminar el dentífrico sobrante, pero dejando que quede el flúor sobre el esmalte dental.

Finalmente, no debemos olvidarnos de lavar y secar el cepillo debidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*