El cepillo de dientes y su historia (I)

La higiene bucal es un tema tan importante que ya desde tiempos prehistóricos ya existían indicios de que se llevase a cabo.

Concretamente, podemos hablar de los griegos, los cuales utilizaban ramas en forma de lapiza con el extremo blanco y fibroso.

SI nos trasladamos al mundo islámico encontramos el Miswak, de una planta llamada Arak y que se conocía comúnmente como el árbol del cepillo de dientes.

Viajando a China tenemos la referencia de la creación de los primeros cepillos de dientes tal y como los conocemos actualmente.  Se utilizaban cedas de caballo, jabalí, cerdo… y mangos de hueso de buey o bambú, marfil y madera.

Allá por el año 1600, el cepillo de dientes llegó a Europa de la mano de los mercaderes ingleses que viajaron a China, pero no triunfaron ya que las cerdas de esos cepillos resultaban duras y provocaban daño en las encías. Además, no existían la necesidad de utilizarlo a diario ya que se limpiaban la boca con palillos que estaban realizados con plumas de ganso o metal de oro o plata.

En la próxima entrega concluiremos con la historia de nuestro preciado cepillo de dientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*