El cepillo de dientes y las bacterias

Es habitual que las bacterias se encuentren de manera general en ambientes húmedos y poco aireados, lugares en los que su multiplicación es más sencilla y mucho más rápida.

Evidentemente este entorno encaja con las zonas de baño, aseos o espacios de higiene personal. Es importante por ello conocer algunas normas básicas para que nuestros cepillo esté en las mejores condiciones:

  • Evita el exceso de agua. Debemos secar muy bien nuestro cepillo ya que, como hemos dicho, la humedad favorece la aparición de gérmenes o bacterias.
  • Capuchón. Es importante protegerlo de la entrada de aire minimizando así la humedad y esquivando una de las razones por las que las bacterias se apoderan de los filamentos.
  • Almacenaje. Deben guardarse de forma individual y sin contacto además de en posición vertical para un mejor secado.
  • Ciclo de uso. El ciclo de renovación de nuestros cepillos siempre es de unos tres meses aproximadamente, pero en caso de haber sufrido alguna enfermedad infecciosa lo mejor es cambiarlo de forma inmediata.

Tu salud bucodental es prioridad para nosotros, por eso estamos a tu disposición para cuidar de ella. Te esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*