Beber agua fría y la salud dental

Cuando acucia el calor del verano, un vaso de agua bien fría nos parece algo así como el paraíso, sin embargo, puede ser un espejismo. Pese a que sintamos el placer de refrescar nuestro cuerpo con temperaturas bajas, beber agua fría y la salud dental, así como nuestra salud en general, son cosas que guardan una relación bastante complicada y desde Clínica Rodolfo Pita queremos exponértela.

Para empezar, es importante destacar que en el momento en que te tomas ese apetecible vaso de agua, lo que estás haciendo es hacer trabajar a tu organismo para que compense esa radical bajada de temperatura. Esto genera la contracción de los vasos sanguíneos, lo que hace que, en vez de extraer los nutrientes a la comida, dediques ese esfuerzo en regular tu temperatura, lo que puede hacerte perder agua. Vamos, lo contraproducente a lo que buscabas con ese fresco vaso.

A raíz de ello, también puede aumentar la mucosidad, lo que puede hacer que inmunológicamente estemos más desprotegidos, algo que genera dolor de garganta o resfriado con cierta facilidad. Por otro lado, tomar líquidos fríos supone un verdadero problema cuando tenemos problemas de sensibilidad dental, de tal forma que afecte directamente a nuestros dientes.

El agua fría excita, por el contrario, el agua tibia relaja. Tenlo en cuenta antes de irte a dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*